sábado, 2 de julio de 2016

sábado, 11 de junio de 2016

7:37

7:23 Todo se borró


1.Mi súper cerebro se conecta al Universo, no hay colores ni formas.
2.Mis escamas son suaves y elegantes
3.Todo lo sé, comprendo mis alcances
4.Estoy despierta
5. Soy feliz
6.Mi.s oídos se agudizan, escucho los sonidos lejanos y cercanos
7.Mis versos son perfectos en la simplicidad de la naturaleza
8.Soy un felino, águila y serpiente
9. Me uno a mi sombra
10. La música y la danza es mi ritual espiritual






Día 11


HAMLET.- Dirás este pasaje en la forma que te le he declamado yo: con soltura de lengua, no con voz desentonada, como lo hacen muchos de nuestros Cómicos; más valdría entonces dar mis versos al Pregonero para que los dijese. Ni manotees así, acuchillando el aire: moderación en todo; puesto que aun en el torrente, la tempestad, y por mejor decir, el huracán de las pasiones, se debe conservar aquella templanza que hace suave y elegante la expresión. A mí me desazona en extremo ver a un hombre, muy cubierta la cabeza con su cabellera, que a fuerza de gritos estropea los afectos que quiere exprimir, y rompe y desgarra los oídos del vulgo rudo; que sólo gusta de gesticulaciones insignificantes y de estrépito. Yo mandaría azotar a un energúmeno de tal especie: Herodes de farsa, más furioso que el mismo Herodes. Evita, evita este vicio.

Ni seas tampoco demasiado frío; tu misma prudencia debe guiarte. La acción debe corresponder a la palabra, y ésta a la acción, cuidando siempre de no atropellar la simplicidad de la naturaleza. No hay defecto que más se oponga al fin de la representación que desde el principio hasta ahora, ha sido y es: ofrecer a la naturaleza un espejo en que vea la virtud su propia forma, el vicio su propia imagen, cada nación y cada siglo sus principales caracteres. Si esta pintura se exagera o se debilita, excitará la risa de los ignorantes; pero no puede menos de disgustar a los hombres de buena razón, cuya censura debe ser para vosotros de más peso que la de toda la multitud que llena el teatro. Yo he visto representar a algunos Cómicos, que otros aplaudían con entusiasmo, por no decir con escándalo; los cuales no tenían acento ni figura de Cristianos, ni de gentiles, ni de hombres; que al verlos hincharse y bramar, no los juzgué de la especie humana, sino unos simulacros rudos de hombres, hechos por algún mal aprendiz. Tan inicuamente imitaban la naturaleza.

Corregidle del todo, y cuidad también que los que hacen de payos no añadan nada a lo que está escrito en su papel; porque algunos de ellos, para hacer reír a los oyentes más adustos, empiezan a dar risotadas, cuando el interés del drama debería ocupar toda la atención. Esto es indigno, y manifiesta demasiado en los necios que lo practican, el ridículo empeño de lucirlo. Id a preparaos. 

viernes, 27 de mayo de 2016

11:50 Lilith y yo

No hay belleza más grande que estar bajo ésta lluvia. Cada lágrima, cada desvelo, arruga, cada sonrisa reconforta a mi espíritu porque yo, junto con el universo confabulamos por y para mis sueños, ahora sé que lo disfruto más cuando pago por el obsequio. Siempre he amado a la gente, y cuando no, a cambio les ofrezco algo que no olvidarán nunca, pero esta vez se trata de mí; y no hay tregua, me estoy amando profundamente. Me estoy dando una de las mejores lecciones, está trabajando el Super Yo, bajo mi vigilancia. Ya no puedo ser como Eva,  trabajo para Lilith y me está dominado; ahora soy ella. No ha sido fácil, pero es parte de mis recovecos. No quiero huir, quiero terminar hasta el fin del mundo; yo estoy agradecida, demasiado, soy una mujer afortunada.  






domingo, 15 de mayo de 2016

Llámame Bruja

                                                                                                                 4:49

Nunca me había sentido tan viva. Ésa sangre me da vida. Cuando quiero algo, simplemente lo tomo. Yo no soy como ustedes... Que son como atardeceres oxidados, junto con esas hojas que arrastra el viento sin rumbo alguno, con un maldito solecillo que cae como un puñal que descuartiza los cuerpos, ese olor a viejo que asfixia lentamente a las mentes. A mí me gusta el amanecer y la noche, la primavera y el invierno, no soy intermedio. No puedo viajar en su mar gris, tengo muchos colores que explorar. Mi cuerpo es una maquinaria casi perfecta, un bóveda que alberga cosas insospechadas; mi cerebro aprovecha todo al máximo; bueno o malo, desgracia o dicha, desastre o perfección, palabra por palabra... Lo convierto en mi combustible. Tengo un plan, una demanda, que considero justa, es por eso que voy a conseguir lo que deseo, así que quítate de mi camino.

martes, 10 de mayo de 2016

Alejandra Pizarnik


No esperar nada del mundo. Estarse inmutable en los desastres. Reconocer que aunque no fueran desastres no por eso serían otra cosa que consuelos. Conocer que la esperanza es una mentira, que lo absoluto es la única aspiración legítima y que es inalcanzable.