viernes, 27 de mayo de 2016

11:50 Lilith y yo

No hay belleza más grande que estar bajo ésta lluvia. Cada lágrima, cada desvelo, arruga, cada sonrisa reconforta a mi espíritu porque yo, junto con el universo confabulamos por y para mis sueños, ahora sé que lo disfruto más cuando pago por el obsequio. Siempre he amado a la gente, y cuando no, a cambio les ofrezco algo que no olvidarán nunca, pero esta vez se trata de mí; y no hay tregua, me estoy amando profundamente. Me estoy dando una de las mejores lecciones, está trabajando el Super Yo, bajo mi vigilancia. Ya no puedo ser como Eva,  trabajo para Lilith y me está dominado; ahora soy ella. No ha sido fácil, pero es parte de mis recovecos. No quiero huir, quiero terminar hasta el fin del mundo; yo estoy agradecida, demasiado, soy una mujer afortunada.