jueves, 29 de octubre de 2015

Lo que pasó (Historia chiquita)

Hay gente que de un día para otro cambia, entran como un zapato prometiendo maravillas para tus pies y sólo se convierten en calzado sucio, inequívocamente pasos tropezados por las confusiones de la inmadurez, el miedo y la soledad. Existen otras personas que se dicen ser tus amigos y se aleja de ti; se sientan en un sillón a mirar el cielo a esperar que todo caiga de él.  Ambos hicieron con sus actos papel estraza (bien cortado) a mi corazón, pero aún vivo, ando en el cuartito de los sueños, y no estoy dormida, estoy despierta.