jueves, 5 de febrero de 2015

Cuerpo

Si intentas herir a un pájaro que danza en el cielo, pierdes tu tiempo... A él no le interesa tu odio, él sólo quiere conquistar el amor. Es un sobreviviente. Es frágil en apariencia pero su plumaje es su mejor armadura, su corazón es la forma de su lenguaje, su mente es la propia y única batalla que sostiene, sus lágrimas se secan en cada uno de sus vuelos nocturnos; puedes hacerlo balancear pero nunca lograrás que cierre los ojos para siempre. Mira por tu ventana, observa cómo se aleja, hermoso y libre de la dolorosa jaula de los recuerdos.