domingo, 2 de junio de 2013

Pure Fiction

Ayer caminaba de noche con la mirada hacia la nada, como esperando algo, ¿por qué espero? cuando de pronto recordé que nadie me ha prometido nada, entonces pienso "prometete algo tú misma": la desesperanza. Porque cuando uno mete la pata  o la meten contigo nos preguntamos: ¿por qué yo? ¿por qué a mí?  ¿por qué a mí no, caray? ¿mala suerte soy? o ¿estoy salado (a)?. Lo peor es quizá uno sí sabe qué es lo que nos tiene así... En fin, por eso caminaba por la calle para no pensar más en eso; después tuve otro recuerdo, la escena de una película que me hizo llorar de terror, de miedo y tristeza, y pensé "eso no está tan alejado de la realidad, la maldad está entre nosotros mismos, nada es perfecto, ni completamente bueno en esta vida, ¡qué lástima de humanidad!, somos nosotros mismos nuestros peores enemigos".  Al mismo tiempo intentaba recordar una frase de Hermann Hesse, -que mi padre me crítica al decirla, pues él no cree que yo deba regalar y compartir tanto-   una vez que pude recordarla completa la dije en voz bajita  "Cuanto más árida y depravada luce la humanidad ante mis ojos, menos veo la revolución como un remedio y más creo en la magia del amor".  Y momentáneamente esa baratija me sirvió de consuelo. Pero luego, al hacerme para atrás,  ¡Carajo! pise mierda... ¡Yaaaa, no puede ser peor!, pienso mientras camino con mucha discreción,  voy arrastrando el zapato para deshacerme del refétido excremento y en busca de una rama para remover la plasta apestosa o de algún arbustillo en el que pueda frotar la suela del zapato y deshacerme de la masa pegajosa, pero no hallé nada, entonces comencé a reír a modo de catarsis sin lágrimas. Sorprendentemente me hizo sentir un poco mejor. Luego, por fin llego a casa, abro la puerta y me preguntan: -¿Y esa cara? -¡Uf, hueles muy mal, como a caca. – Así es,  la cagaron conmigo, la cagué, digo, la pisé hace ratito. –Bueno,  las tres cosas.
A la mañana siguiente me levanto, tomo los mismos zapatos, los limpio, y agarro camino para adelante.